Miércoles, 10 Agosto 2016 03:52

El poder de la autosanación. Por el Dr. Fabrizio Mancini

Valora este artículo
(0 votos)

A la mayoría de nosotros no somos extraños los problemas de salud, las enfermedades ni el dolor. Aunque desearíamos que sí lo fueran. También a la mayoría nos encantaría llevar una vida saludable, energética y libre de enfermedades para poder disfrutar de nuestros seres queridos, viajar y experimentar la satisfacción día a día, momento a momento. 


¿Es eso posible?  ¿O es demasiado tarde para intentarlo siquiera?

Sí, es posible. Y no es demasiado tarde para intentarlo.


Pero no te molestes en buscar las respuestas en el siempre cambiante y hostil entorno del “cuidado del enfermo”. No están allí.

Las respuestas están en el interior de tu propio cuerpo. Tu cuerpo tiene una capacidad innata para curarse – un extraordinario sistema de autoreparación que está en marcha constantemente. Es algo que has visto por ti mismo: si te cortas mientras te estás afeitando, puedes ver como el proceso de curación empieza casi de inmediato. Si te has roto alguna vez un hueso, entonces has experimentado la autocuración en acción. Sólo tienes que mantener inmóvil el hueso roto (en una escayola) durante algunas semanas y ¿qué es lo que ocurre? El hueso se cura solo. Y aunque las medicinas sin receta alivian los síntomas de un resfriado, es tu propio sistema inmune el que te hace recuperar la salud. 


Mejorar tu propio poder de 
autocuración es algo que está bajo tu control – siempre y cuando le des a tu cuerpo los recursos que necesita para curarse y permanecer saludable. Esos recursos incluyen los niveles de autocuración física, emocional y espiritual.

Autosanación física

El nivel físico incluye la nutrición, los suplementos y el ejercicio. Los estudios científicos están cargados de evidencias sobre la curación nutricional. Por ejemplo, hay miles de estudios que demuestran que una dieta alta en frutas y vegetales protege contra las enfermedades del corazón y el cáncer. ¡Quizás no necesitemos tomar tantos medicamentos y pastillas para las enfermedades, sólo más frutas y vegetales! La buena comida sabe genial, y la saboreamos y disfrutamos por el placer que nos aporta al paladar. Pero la comida es también un brebaje de sustancias y productos químicos curativos – motivo por el cual suele decirse que la “La comida es medicina”. Considera algunos de los muchos elementos curativos que hay en la comida:

Antioxidantes: Son las vitaminas y minerales que ayudan a proteger contra el daño celular. Los nutrientes antioxidantes han demostrado ser muy importantes para proteger contra el desarrollo de las enfermedades del corazón, el cáncer y otras enfermedades crónicas degenerativas. Además, se cree que también ralentizan el proceso de envejecimiento. 

Fitoquímicos: Son productos químicos presentes de manera natural en los alimentos (pero no son vitaminas ni minerales) que combaten las enfermedades del corazón, la inflamación e incluso el cáncer.

Fibra: También conocida como fibra dietética o alimentaria. Esta porción no digerible de las plantas mantiene nuestro sistema digestivo funcionando sin problemas, ayuda a luchar contra la obesidad (la cual es una amenaza terrible para la vida) y reduce el colesterol malo.

Grasas saludables: Incluyen el aceite de oliva, que lucha contra las enfermedades del corazón y el cáncer; las nueces, que evitan los accidentes cerebrovasculares; y los aceites de pescado, que protegen contra las enfermedades cardíacas, el cáncer de pecho y otros cánceres, además de aliviar las enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y el asma. 

Una de mis estrategias básicas para la autocuración incluye el uso de suplementos nutricionales. Por esta razón, apoyo la toma de multivitamínicos, extractos de plantas como las bebidas verdes, ácidos grasos omega-3, proteínas de suero lácteo, probióticos y otros. 

El ejercicioesautocuraciónImagínate que estás sentado en casa en un bonito día mirando la televisión, sintiéndote cansado, quizás incluso deprimido. Entonces te levantas, apagas la televisión y sales a dar un paseo. Puede resultar duro al principio, pero cuanto más camines, mejor te sentirás. Las sustancias químicas que mejoran el estado de ánimo en tu cerebro empiezan a circular. Tu corazón se fortalece. Tu metabolismo se acelera. Y estos efectos continúan durante las siguientes 48 horas. ¡Acabas de empezarrealmente a autocurarte!

Autosanación emocional

El nivel emocional tiene que ver con tu manera de pensar – ya que el pensamiento conduce a las emociones y ambos están interrelacionados. Los pensamientos y sentimientos negativos o desagradables pueden causar dolores y enfermedades que desaparecen cuando se cambian los pensamientos. Los beneficios de la autocuración emocional son los siguientes: alivio del estrés, relajación profunda, flujo de energía curativa, mayor flexibilidad, niveles de energía incrementados y concentrados, prevención de lesiones, alivio de los músculos y articulaciones doloridos y una sensación de confianza y bienestar.

Autosanaciónespiritual

El tercer nivel de autocuración es el espiritual. Se produce cuando evolucionamos de manera significativa en relación a lo que nos guía en la vida, a todo aquello que consideramos sagrado. Este nivel aporta una profunda sensación de significado y propósito, y proporciona un sentimiento de conexión con todo lo que existe. Nos curamos espiritualmente cuando podemos encontrar nuestro lugar en lo divino. Esto puede ser algo tan simple como una oración, una sonrisa, la apreciación de la naturaleza, o simplemente seguir una fe, una religión o algún camino espiritual. 

Una de las mejores maneras de conseguir la autocuración espiritual es adoptar lo que yo llamo “la tríada curativa”– un trio de sentimientos espirituales compuesto por el perdón, la gratitud y el amor. En primer lugaraprende a perdonarTe proporciona tranquilidad de espíritu y genera curación en tu vida. 

En segundo lugar, un creciente número de investigaciones sugiere que la gratitud tiene importantes implicaciones para la salud, incluyendo un mejor sueño, menos dolencias físicas y una mayor capacidad de hacer frente a las situaciones estresantes. Si te sientes abrumado, ansioso, o deprimido entonces probablemente ya es hora de que empieces a reconocer las cosas buenas de tu vida. 

En tercer lugar, sé cariñoso con los demás. Cuando quieres, y eres querido,  se liberan muchísimas sustancias químicas con poder curativo. Estas sustancias químicas provocan la liberación de DHEA, una hormona antiestrés y antienvejecimiento que desencadena la restauración celular en el cuerpo.

La alineación de los tres niveles

Estos tres niveles de curación son distintos hasta el punto que podemos hablar de ellos individualmente, pero no están separados cuando se trata de nuestra salud.  Imagina entrar en un supermercado y coger un paquete de harina, una caja de azúcar, algunos huevos, mantequilla y algo de glaseado. Estos artículos son distintos, pero una vez que los combinamos para hacer una tarta, se fusionan en un único plato. Todavía puedes distinguir el glaseado de la tarta, pero ahora están juntos. Además, la frescura y la contribución de cada artículo es esencial para la calidad de la tarta. Lo mismo sucede con cada nivel de curación. Si falta uno de ellos, nuestra integridad se ve comprometida, y el estado total de nuestra salud no es todo lo que podría ser. 

Trabaja para asegurar, cada día, que nutres estos tres niveles. Esta es la clave que desbloquea el potencial autocurativo de tu cuerpo. El cuerpo humano ha evolucionado para vivir bien y luchar contra la enfermedad, siempre y cuando le demos el cuidado natural que merece y necesita. 

EL PODER DE LA AUTOSANACIÓN

Por el Dr. FabrizioMancini

A la mayoría de nosotros no somos extraños los problemas de salud, las enfermedades ni el dolor. Aunque desearíamos que sí lo fueran. También a la mayoría nos encantaría llevar una vida saludable, energética y libre de enfermedades para poder disfrutar de nuestros seres queridos, viajar y experimentar la satisfacción día a día, momento a momento. 

¿Es eso posible?  ¿O es demasiado tarde para intentarlo siquiera?

Sí, es posible. Y no es demasiado tarde para intentarlo.

Pero no te molestes en buscar las respuestas en el siempre cambiante y hostil entorno del “cuidado del enfermo”. No están allí.

Las respuestas están en el interior de tu propio cuerpo. Tu cuerpo tiene una capacidad innata para curarse – un extraordinario sistema de autoreparación que está en marcha constantemente. Es algo que has visto por ti mismo: si te cortas mientras te estás afeitando, puedes ver como el proceso de curación empieza casi de inmediato. Si te has roto alguna vez un hueso, entonces has experimentado la autocuración en acción. Sólo tienes que mantener inmóvil el hueso roto (en una escayola) durante algunas semanas y ¿qué es lo que ocurre? El hueso se cura solo. Y aunque las medicinas sin receta alivian los síntomas de un resfriado, es tu propio sistema inmune el que te hace recuperar la salud. 

Mejorar tu propio poder de autocuración es algo que está bajo tu control – siempre y cuando le des a tu cuerpo los recursos que necesita para curarse y permanecer saludable. Esos recursos incluyen los niveles de autocuración física, emocional y espiritual.

Autosanación física

El nivel físico incluye la nutrición, los suplementos y el ejercicio. Los estudios científicos están cargados de evidencias sobre la curación nutricional. Por ejemplo, hay miles de estudios que demuestran que una dieta alta en frutas y vegetales protege contra las enfermedades del corazón y el cáncer. ¡Quizás no necesitemos tomar tantos medicamentos y pastillas para las enfermedades, sólo más frutas y vegetales! La buena comida sabe genial, y la saboreamos y disfrutamos por el placer que nos aporta al paladar. Pero la comida es también un brebaje de sustancias y productos químicos curativos – motivo por el cual suele decirse que la “La comida es medicina”. Considera algunos de los muchos elementos curativos que hay en la comida:

Antioxidantes: Son las vitaminas y minerales que ayudan a proteger contra el daño celular. Los nutrientes antioxidantes han demostrado ser muy importantes para proteger contra el desarrollo de las enfermedades del corazón, el cáncer y otras enfermedades crónicas degenerativas. Además, se cree que también ralentizan el proceso de envejecimiento. 

Fitoquímicos: Son productos químicos presentes de manera natural en los alimentos (pero no son vitaminas ni minerales) que combaten las enfermedades del corazón, la inflamación e incluso el cáncer.

Fibra: También conocida como fibra dietética o alimentaria. Esta porción no digerible de las plantas mantiene nuestro sistema digestivo funcionando sin problemas, ayuda a luchar contra la obesidad (la cual es una amenaza terrible para la vida) y reduce el colesterol malo.

Grasas saludables: Incluyen el aceite de oliva, que lucha contra las enfermedades del corazón y el cáncer; las nueces, que evitan los accidentes cerebrovasculares; y los aceites de pescado, que protegen contra las enfermedades cardíacas, el cáncer de pecho y otros cánceres, además de aliviar las enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y el asma. 

Una de mis estrategias básicas para la autocuración incluye el uso de suplementos nutricionales. Por esta razón, apoyo la toma de multivitamínicos, extractos de plantas como las bebidas verdes, ácidos grasos omega-3, proteínas de suero lácteo, probióticos y otros. 

El ejercicioesautocuraciónImagínate que estás sentado en casa en un bonito día mirando la televisión, sintiéndote cansado, quizás incluso deprimido. Entonces te levantas, apagas la televisión y sales a dar un paseo. Puede resultar duro al principio, pero cuanto más camines, mejor te sentirás. Las sustancias químicas que mejoran el estado de ánimo en tu cerebro empiezan a circular. Tu corazón se fortalece. Tu metabolismo se acelera. Y estos efectos continúan durante las siguientes 48 horas. ¡Acabas de empezarrealmente a autocurarte!

Autosanación emocional

El nivel emocional tiene que ver con tu manera de pensar – ya que el pensamiento conduce a las emociones y ambos están interrelacionados. Los pensamientos y sentimientos negativos o desagradables pueden causar dolores y enfermedades que desaparecen cuando se cambian los pensamientos. Los beneficios de la autocuración emocional son los siguientes: alivio del estrés, relajación profunda, flujo de energía curativa, mayor flexibilidad, niveles de energía incrementados y concentrados, prevención de lesiones, alivio de los músculos y articulaciones doloridos y una sensación de confianza y bienestar.

Autosanaciónespiritual

El tercer nivel de autocuración es el espiritual. Se produce cuando evolucionamos de manera significativa en relación a lo que nos guía en la vida, a todo aquello que consideramos sagrado. Este nivel aporta una profunda sensación de significado y propósito, y proporciona un sentimiento de conexión con todo lo que existe. Nos curamos espiritualmente cuando podemos encontrar nuestro lugar en lo divino. Esto puede ser algo tan simple como una oración, una sonrisa, la apreciación de la naturaleza, o simplemente seguir una fe, una religión o algún camino espiritual. 

Una de las mejores maneras de conseguir la autocuración espiritual es adoptar lo que yo llamo “la tríada curativa”– un trio de sentimientos espirituales compuesto por el perdón, la gratitud y el amor. En primer lugaraprende a perdonarTe proporciona tranquilidad de espíritu y genera curación en tu vida. 

En segundo lugar, un creciente número de investigaciones sugiere que la gratitud tiene importantes implicaciones para la salud, incluyendo un mejor sueño, menos dolencias físicas y una mayor capacidad de hacer frente a las situaciones estresantes. Si te sientes abrumado, ansioso, o deprimido entonces probablemente ya es hora de que empieces a reconocer las cosas buenas de tu vida. 

En tercer lugar, sé cariñoso con los demás. Cuando quieres, y eres querido,  se liberan muchísimas sustancias químicas con poder curativo. Estas sustancias químicas provocan la liberación de DHEA, una hormona antiestrés y antienvejecimiento que desencadena la restauración celular en el cuerpo.

La alineación de los tres niveles

Estos tres niveles de curación son distintos hasta el punto que podemos hablar de ellos individualmente, pero no están separados cuando se trata de nuestra salud.  Imagina entrar en un supermercado y coger un paquete de harina, una caja de azúcar, algunos huevos, mantequilla y algo de glaseado. Estos artículos son distintos, pero una vez que los combinamos para hacer una tarta, se fusionan en un único plato. Todavía puedes distinguir el glaseado de la tarta, pero ahora están juntos. Además, la frescura y la contribución de cada artículo es esencial para la calidad de la tarta. Lo mismo sucede con cada nivel de curación. Si falta uno de ellos, nuestra integridad se ve comprometida, y el estado total de nuestra salud no es todo lo que podría ser. 

Trabaja para asegurar, cada día, que nutres estos tres niveles. Esta es la clave que desbloquea el potencial autocurativo de tu cuerpo. El cuerpo humano ha evolucionado para vivir bien y luchar contra la enfermedad, siempre y cuando le demos el cuidado natural que merece y necesita. 

Visto 1381 veces