Esta página utiliza 'cookies' para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Contáctanos: +52 (55) 5047-4000    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.     Miembro de     Síguenos en: fbintwyt

Buscar por nombre o palabra clave

Jueves, 18 Enero 2018 16:35

8 maneras de tomar tu estrés y convertirlo en pasión

Rate this item
(0 votes)

En estas situaciones de alta intensidad, nuestros cuerpos y mentes tienen mucho que compartir. Escucha estos pensamientos y aprende de ellos

El estrés no es una sensación divertida, como la mayoría de las personas puede dar fe. La ansiedad se siente como una carga constante, y hace que pasar por la vida sea más problemático. Hay un peso constante en tu mente y una voz persistente que te dice que te preocupes.

Algunas de las personas más exitosas se caracterizan por su capacidad para manejar el estrés. No solo son capaces de enfrentar de manera efectiva y sostenible situaciones difíciles, sino que también pueden utilizar su estrés para impulsar sus esfuerzos.

Aquí 8 formas en que puedes unirte a sus filas y convertir tu estrés en combustible para la grandeza:

  1. Úsalo como un catalizador para la acción.

Cuando te sientes estresado, es fácil revolcarte en tus propios dolores sin saber por dónde empezar. Esto solo lleva a tiempo perdido y aún más estrés.

En cambio, usa tu estrés como un catalizador para la acción. Hacer algo es mejor que nada. Por lo tanto, usa el estrés como conductor para levantarse y comenzar a trabajar para mejorar tu situación.

  1. Aprovecha tu sentido de urgencia.

Cuando estás estresado, hay un mayor sentido de urgencia. Tus responsabilidades o las situaciones actuales están más presentes en tu mente.

Aprovecha eso. Puede impulsarte a trabajar más duro y más eficientemente. Cuando sentimos que el mundo se está quemando a nuestro alrededor (¡aunque no lo es!), tenemos más energía para hacer las cosas rápidamente.

  1. Haz que otros te ayuden.

Con mucho que hacer, hay un caso concreto para pedir ayuda. No es irrazonable hacerlo dado todo lo que tienes que manejar. Además, el hecho de preguntar puede quitarte una enorme carga.

Con otras personas involucradas, te sentirá menos responsable y, colectivamente, harás las cosas más rápido. Sin mencionar que los problemas y proyectos son más divertidos cuando se trabaja con otros.

  1. Escucha a tu cuerpo y aprende de tus luchas.

En medio de estar estresado, debes dar un paso atrás y analizar la situación. Es cuando nos esforzamos hasta nuestros límites y a menudo aprendemos cosas que de otro modo no nos hubiéramos dado cuenta.

Puedes tener una idea de lo que te está estresando y por qué te está estresando. En estas situaciones de alta intensidad, nuestros cuerpos y mentes tienen mucho que compartir. Escucha esos pensamientos y aprende de ellos para que puedas sentirte mejor y reflexionar más hacia adelante.

  1. Úsalo como excusa para hacer ejercicio.

El ejercicio es claramente una cosa positiva. Nos hace sentir mejor y nos mantiene más saludables. Usa tu estrés como una excusa para hacer ejercicio. Hacer ejercicio puede calmar tu mente y hacerte sentir mejor en situaciones difíciles.

A pesar de sentir que es posible que no tengas el tiempo o la capacidad de hacer ejercicio, hacerlo te dejará mucho mejor. Por lo tanto, aprovecha la situación y descubre que el ejercicio será beneficioso para todos.

  1. Ve tu situación como un desafío.

Mira todo lo que tienes que hacer y navega como un desafío. Mirarás hacia atrás en el futuro y recordarás este momento difícil y la forma en que lo manejaste. La vida puede ser una lucha, y reconocer esto puede ayudarte a lidiar con las dificultades que enfrentas.

La vida también puede aumentar tu motivación para seguir trabajando y esforzándote por lograr lo que buscas. Cuando vemos una situación como un desafío que tenemos que completar, es más fácil trabajar duro para lograr ese objetivo.

  1. Documenta tu viaje.

Otros han estado previamente en tus zapatos. Además, es probable que más personas enfrenten tus desafíos en el futuro. En consecuencia, debes documentar lo que está aprendiendo y experimentando. Lo hago personalmente con un horario. Aunque puede que no parezca lo más divertido o que valga la pena hacer en este momento, pagará grandes dividendos.

En primer lugar, documentar lo que está sucediendo podría ayudarte a darte cuenta de cosas que no habías notado anteriormente. Dar un paso fuera de tu situación para reflexionar puede generar nuevas ideas y formas de resolver sus problemas.

En segundo lugar, la documentación que recopiles podría ayudar enormemente a otros. Incluso podría llegar al punto en que te conviertas en una persona influyente o motivadora.

Bajo esta luz, documentar tu viaje tiene mucho sentido. Estás experimentando algo que no es exclusivo de ti solo. Es mejor que se lo expliques a otros para que puedan evitar algunos de tus errores.

  1. Pon las cosas en una perspectiva más amplia.

Dar un paso atrás en tu situación y ponerla en la imagen más amplia de la vida puede ayudar a aliviar el estrés que estás sintiendo. ¿Qué es lo peor que realmente puede pasar? A menudo tomamos las cosas demasiado en serio a lo largo de la vida. Por lo tanto, dando un paso atrás, tu perspectiva hacia tus luchas cambiará.

Todo lo que puedes hacer es esforzarte más. Si las cosas no funcionan después de eso, entonces está fuera de tu control. Esta realización es liberadora, y te permitirá pasar menos tiempo preocupándote, y más tiempo enfocado en hacer lo mejor posible con las tareas a mano.

http://on.inc.com/2mPdznB

Read 289 times